viernes, 24 de febrero de 2017

Coplas de Carnaval


COPLAS DE CARNAVAL EN ALDEACENTENERA




      Es tiempo de carnestolendas. Los mozos y mozas rebuscan en los baúles. Los jurramachos pronto están preparados. Los sencillos y coloridos disfraces de carnaval  se darán de la mano con las chambras, las polleras, los refajos y abalorios. La alegría y el jolgorio de las cuadrillas espantará las penas y  desencuentros de todo el pueblo aldeano.

       Aldeacentenera  es rica en folklore carnavalero. Aquí dejo a la posteridad, liberada del olvido, una recopilación de nuestras coplas de Carnaval. Son hermosas;  hacen honor a la belleza y buena planta de la mujer aldeana. Porque son las mujeres las protagonistas principales de nuestros carnavales. Ellas las cantaban en las cañadas, callejas y plazas aldeanas acompañadas de la sonoridad de panderos, castañuelas, almireces y sonajas. Los mozos y mozas bailaban estas jotas haciendo del Martes de Carnaval un día para el recuerdo en la vida del pueblo de Aldeacentenera por la alegría y el jolgorio derrochado. Tiempo de diversión. Música y letras con pinceladas de burla sana y siempre bien encajada.

     La recopilación se clasifica en dos partes del mismo cuerpo. Cada una de ellas tiene  la misma tonalidad. Pero el cancionero de carnaval es más rico que todo ello. Como toda recopilación que se precie siempre será incompleta. Es seguro que cada año se incorporaban nuevas coplas y el paso del tiempo será el encargado de hacernos ver cuáles son aquellas que por la calidad, ironía pícara y gracejo han superado la criba del olvido y se mantienen en el cancionero popular.

He aquí dos coplas que bien pueden servir de ejemplo de cada una de las partes bien definidas en que se divide este cancionero de Carnaval. 


PARTE I

Adios carnaval hermoso
la fiesta de las mujeres
la que no le salga novio
que espere al año que viene
ole ole ole ole
que espere al año que viene

 PARTE II

Si piensas que por verte
voy al ejío
voy en busca la burra
que se ha perdío 
Ni por la mar, ni por la arena
ni por la mar dejaré a mi morena.

  Ahora es tiempo de compartir y disfrutar el Carnaval sin dejarnos espantar por la vaca manta o las pantarullas que también andarán sueltas.

Bailad, bailad, muchachitas que se pasa el Carnaval 
 Luego viene la Cuaresma y no se puede bailar.

        Agradezco a nuestros mayores el esfuerzo por recuperarlas desde un rincón casi escondido de su memoria. Sé muy bien que mientras lo hacíamos pasamos un buen rato. Os recuerdo a todos. Gracias.

PARTE I








  
 



































PARTE II














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas